Interpretación telefónica vs Interpretación in situ. ¿Qué servicio es preferible?

 In Sin categorizar

Existen muchas situaciones en las que puedes necesitar un intérprete. Actualmente tienes diversas opciones, tanto de recurrir a un servicio de interpretación telefónica, en persona o in situ. ¿Por cuál me decanto?

Dependiendo de la situación se dan ventajas e inconvenientes en unos u otro tipo de servicio de interpretación.

¿En qué se diferencian?

En primer lugar, un intérprete es un profesional que actúa como  puente entre dos interlocutores para facilitar la transmisión de un mensaje en una conversación salvando la barrera lingüística que pueda presentarse. Un servicio de interpretación puede ser  in situ (en persona) o telefónico. En el servicio de interpretación telefónica (SIT), aunque el intérprete no está de cuerpo presente, interviene exactamente igual, aunque por teléfono.

Como ejemplo, existen muchas empresas que se dedican a prestar servicios de atención médica y otras muchas empresas de ámbito internacional que recurren a los servicios de interpretación. Sin embargo, estos no son casos aislados, pues  hay infinidad de otros casos y ámbitos en los que se precisan de intérpretes, tanto para cuestiones profesionales, como para personales.

Flexibilidad y tiempo

Seguramente, la gran ventaja de  un SIT es que constituye un servicio que se solicita en el mismo momento en que se precisa y durante las 24 horas del día, Simplemente con presionar un botón de tu Smartphone, tendrás la opción de conectarse y escoger los idiomas e intérprete que necesites en cualquier momento y lugar. Por el contrario, un servicio de interpretación in situ requiere de más organización y de una planificación elaborada.

Si la situación precisa de una resolución inmediata, el SIT es lo más adecuado. Sin embargo, si se dispone de mucho tiempo de antelación previo a la interpretación, un intérprete in situ puede ser una opción, por ejemplo, en conferencias, charlas, reuniones de delegaciones, grupos de operadores turísticos, etc. Para eventos intensos y duraderos en los que se precisa un intérprete en persona y que actúe de una forma más activa, en lugar de uno telefónico que es más pasivo, puede resultar más ventajoso un intérprete in situ.

Número de participantes

En función de cuántas personas tomen parte en una conversación, podremos escoger entre uno u otro tipo de interpretación. Así, cuando se trate de pequeños grupos, un SIT es una opción más adecuada puesto que con este tipo de interpretación es menos probable que uno se confunda al identificar la voz de cada uno de los interlocutores. Si se trata de un grupo numeroso, es más conveniente recurrir a  un intérprete in situ, lo que permite que el intérprete pueda identificar de forma activa, directa y visualmente a cada uno de los integrantes.

Duración de la conversación

Un SIT es mucho más asequible que un servicio de interpretación in situ. Sin embargo se deben tener en cuenta otros factores relacionados con la duración del servicio. ¿Vas a necesitar el servicio de interpretación sólo durante unos minutos, durante todo el día, unas cuantas horas? Cuanto más largo sea el servicio de interpretación que se requiere, más necesidad le surge a uno de disponer de un intérprete in situ. Por el contrario, servicios más cortos son prestados de mejor forma por un SIC.

Un SIC, además, supone evitar engorrosas tareas de gestión, documentación y de emisión de facturas. Cualquier tipo de “conversación corta” es adecuada para este tipo de servicio.

Distancia entre los participantes en la conversación

¿Estás hablando con alguien en la misma habitación o con alguien que se encuentra  en otra zona horaria? Cuanto mayor sea la distancia, más probabilidades tendrás de elegir la facilidad y flexibilidad de un SIC. Podrías recurrir a un intérprete in situ en cualquiera de los dos lados del hilo telefónico, pero nuevamente, eso requiere una laboriosa gestión y planificación. Si no dispones de uno con antelación, entonces podría ser demasiado costoso o difícil conseguirlo. Además, siempre podrás encontrar el servicio SIC disponible y es fácil de usar.

Lenguaje corporal

Una desventaja que se presenta en un SIC es la falta de contacto humano directo. No existe la posibilidad de leer el lenguaje corporal y captar las señales físicas de los oradores. Esto puede llevar a interpretaciones algo menos precisas y quizás incluso a  que alguna peculiaridad idiomática se traduzca de forma errónea. Sin embargo, un intérprete in situ debe estar mucho más versado en estas cuestiones y ha de ser capaz de incorporarlas en una interpretación de una forma más eficaz.

Un intérprete in situ presenta la ventaja de poder  aportar una prueba física de su trabajo de interpretación, lo que puede transmitir cierta sensación de comodidad y fiabilidad, puesto que el intérprete actúa de cuerpo presente junto a los interlocutores.

No obstante,  en un SIC se da la peculiaridad de que permite que el interlocutor se sienta con menos presión, menos estresado y más cómodo al no tener que enfrentarse a una gran audiencia.

Otra situación en la que es preferible un intérprete in situ es en el caso de que  alguno de los interlocutores presentara alguna dificultad para hablar y/o escuchar. Esto naturalmente dificulta el uso de un SIC.

De igual manera, si los niños o los ancianos  intervienen en la conversación, también podría suponer cierta dificultad a la hora de utilizar un SIC, siendo más conveniente un  intérprete in situ.

Teniendo en cuenta todo esto, quizás ahora sea más fácil por qué opción decantarse: ¿Sic o interpretación in situ? Aunque ambos servicios presentan ventajas e inconvenientes, esperamos que esta publicación haya resultado de utilidad para saber el tipo de servicio más conveniente a escoger.

Recent Posts